«La cestería, la cordonería, los enlazados de urdimbre y las redes son tan antiguos como la domesticación del maíz y los pequeños asentamientos de Mesoamérica. El tejido en telares de cintura vino después, desde hace 1000 a.C. aproximadamente, y, como técnica, ha cambiado poco. Probablemente los primeros telares de cintura no fueron muy distintos de los que se emplean actualmente en México y Guatemala. La evolución del tejido se dio a la par que la domesticación del algodón (blanco y café) y el uso de tintes extraídos de pigmentos vegetales, animales y minerales con los que se decoraba la vestimenta. Las primeras tejedoras también extrajeron fibras de especies de agave y yuca, y de plantas como las ortigas.»

En la fotografía de Irmgard Weitlaner Johnson se observa a una tejedora tzotzil usando una chamarra como tocado en Navenchauc, Chiapas, en 1952.

(vía Artes de México)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *