Les compartimos esta guía para uso inmediato, este tipo de colorantes no se pueden conservar mucho tiempo debido a que se oxidan y cambian su tonalidad.

Puedes escoger entre estos dos métodos:

  1. Licuar la verdura o fruta para extraer el jugo y hervirlo para que se evapore el exceso de agua.
  2. Cortar en trozos la fruta o verdura y dejar en remojo dentro de un tarro de vidrio con agua, alcohol o aceite. Cuando hayan transcurrido varios días, habrá soltado el color de base agua, tintura (alcohol) o aceite.

Independientemente del método utilizado se le puede agregar consistencia con un toque de harina de maíz. También se puede mezclar con cola blanca para proporcionarle un brillo satinado.

En el caso de las especias es necesario molerlas hasta que quede un polvo muy fino y ahí, mezclar con un poco de agua.

Se pueden obtener los siguientes colores:

  • Verde a partir de acelgas, espinacas, pimiento verde, col rizada, perejil o menta.
  • Morado con el betabel, col lombarda y las moras negras. Para lograr un tinte fucsia añade unas gotas de limón al jugo obtenido. Con una pizca de bicarbonato de sodio obtendrás un azul profundo.
  • Rojo con cerezas, frambuesas, fresas, pimiento rojo, tomate y pimiento.
  • Azul profundo con arándanos.
  • Amarillo a partir de especias como el azafrán, la cúrcuma, mostaza o el curry.
  • Naranja a partir de zanahorias y cáscara de naranja.
  • Cafés y tonos oscuros con té negro, café y cacao.

… y para pintar a partir de minerales:

  • Amarillo con cadmio y zinc
  • Rojo con óxido de hierro.
  • Naranja con sulfoseleniuro de cadmio y bario.
  • Negro con carbón.
  • Azul con ferrocianuro férrico o manganeso.
  • Verde con cobre y con óxido de cobalto y zinc.
  • Blanco con zinc o titanio.
  • Tostados con arcilla.

Hay que tener en cuenta que una vez aplicada la pintura se debe fijar con algún tipo de barniz natural.

¿Lo has probado alguna vez?

Anímate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *